Escuela estadal Balbino Bolívar de La Guacamaya luce repleta de fisuras en las paredes y pisos

Escuela estadal Balbino Bolívar de La Guacamaya luce repleta de fisuras en las paredes y pisos

En modo de “ALARMA” se en encuentran los padres y representantes de los niños que reciben clases en la Unidad Educativa Estadal, Profesor Balbino Bolívar, de la Urbanización Popular Colinas de Guacamaya, calle Federación, en el sur de Valencia, ya que las fisuras en las paredes, pisos y muros contenidos con trozos de madera obligan a la comunidad a pedir a gritos el llamado de “AUXILIO” a las autoridades regionales.

Hace más de un año se presentó una comisión a realizar una inspección y se llevó el informe detallado con las pésimas condiciones en la que se encuentra la estructura escolar,  con la promesa de regresar con una respuesta positiva, pero hasta la fecha pareciera que a las autoridades educativas se les olvidó la dirección y la situación se agrava.

En la UE. Balbino Bolívar existe una matrícula de 300 niños inscritos en dos turnos, pero no hay suficientes maestros que les impartan clases a los pequeños, y como si fuera poco, desde hace cuatro años no llega el Programa de Educación Escolar (PAE), y las tres madres procesadoras de alimentos no tienen cómo hacerle una arepa a los niños de escasos recursos que viven en la periferia y acuden a esa institución educativa.

El sistema eléctrico está destruido en su totalidad, los maestros hacen lo que pueden, pero el plantel no está apto, pues con una lluvia fuerte o un temblor llevará a la estructura al caos.

Las paredes de las aulas de clase, los baños y los pisos, presentan grandes fisuras, y si nos trasladamos a  la parte posterior de la escuela encontramos una ruma de sillas, mesas y pupitres oxidados.

Los baños están destruidos, los lavamanos apenas funcionan, pero no tienen llave, el agua la tienen que buscar los maestros en tobos que sacan de un tanque  industrial que almacena  el vital líquido para mantener la escuela limpia.

El techo de acerolit y latas de zinc de la escuela  apenas aguantan un chaparrón de agua, los profesores temen tener a los niños en las aulas de clase por miedo a que se desplome y ocurra una tragedia, que nadie quiere.

La valoración que hacen los padres y representantes de los niños, es que la escuela está en extremas condiciones físicas que afectan sin duda alguna el desempeño académico de los alumnos.

Consideran que recibir clases en una institución que se está cayendo a pedazos, con baños deplorables y el escaso mobiliario que les queda, influye directamente en el desempeño académico, que se ve reflejado en el abandono o falta de interés en seguir asistiendo a una escuela prácticamente destrozada con el paso de los años.

Con el regreso de las actividades escolares, luego del fuerte receso que tuvieron los niños al declararse la pandemia, llevó al abandono total de la institución educativa, por lo que hacen un llamado a las autoridades de educación regional a tomarlo en cuenta para el arreglo inmediato de la estructura.

La educación de los niños de la urbanización Colinas de la Guacamaya, calle Federación pende del hilo de las autoridades gubernamentales en Carabobo.

Fotos: Cortesía para CaraboboEsNoticia

The post Escuela estadal Balbino Bolívar de La Guacamaya luce repleta de fisuras en las paredes y pisos appeared first on Carabobo es Noticia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.