Los Carnavales, Súper Bigote y su impacto en los niños

El proselitismo reapareció disfrazado de súper héroe en estos carnavales. La imagen de Súper Bigote, un personaje que asemeja a Maduro, se plasmó en disfraces que fueron distribuidos por funcionarios y dirigentes políticos en municipios y parroquias. A través de la Zona Educativa del Distrito Capital se incorporó a Súper Bigote como parte de las “líneas pedagógicas” para el contenido que se debía dictar sobre el Carnaval en las escuelas primarias.

Ningún organismo aclaró el origen de la iniciativa, de dónde salieron esos fondos, o desmintió la información publicada. Sólo se alcanzó a escuchar a la Alcaldesa de Caracas diciendo que había sido el disfraz preferido de la temporada.

Desde Cecodap hemos advertido que se trata de una utilización de los niños para la promoción de una autoridad y parcialidad político-partidista. No se puede escudar la iniciativa tras la idea de que fue una petición de los niños. No representa una expresión genuina, ni parte de las opiniones o puntos de vista de acuerdo a la etapa de desarrollo, necesidades o intereses de los niños.

Derecho a participar sí, manipulación no

El derecho a la participación debe ser entendido como un ejercicio genuino y significativo y su capacidad de actuar por iniciativa propia no puede estar limitada por la acción y la palabra del mundo adulto.

La participación de los niños y adolescentes es progresiva. Debe ser acorde a su condición y momento de desarrollo y sobre todo debe ser genuina y voluntaria.

Hay que estar alerta cuando son inducidos a corear consignas, realizar actos, portar o grabar mensajes proselitistas con la presión o intereses de los adultos distantes o contrapuestos a los suyos.

No toda acción con la presencia de niños o estudiantes es participación. Estar presente, ocupar un puesto no es sinónimo de participación. Es repudiable e irrespetuoso cualquier uso de los niños como objeto de una estrategia política.

Los adultos tenemos una responsabilidad muy importante en la creación de posibilidades y oportunidades para promover su participación real y para prevenir cualquier manipulación.

Más allá de la conceptualización es importante apostar a una participación que:
– Sea ética, en contraposición a la manipulación.
– Utilice medios coherentes con los fines.
– Promueva la dignidad y el respeto de las personas.
– Valore el ser y el sentir y no solo el saber, hacer y tener.
– Sea inclusiva, no discriminatoria y respetuosa de la diversidad.

La escuela como espacio para formar ciudadanos

Los centros educativos tienen que ser espacios para promover la formación, que no tiene nada que ver con el proselitismo que está prohibido en la Ley Orgánica de Educación.

La formación debe comenzar en preescolar para que desde los primeros años sientan que pueden participar, opinar, ser escuchados, consultados en la toma de decisiones. Ahora ¿qué entendemos por participación? Es un proceso a través del cual los estudiantes y la comunidad educativa en general se sienten parte en la construcción de propuestas sociales, que puedan darle vida a la ciudadanía en el día a día de la escuela.

Sentirse parte activa del quehacer educativo no implica sólo el acceso a los bienes y servicios, sino que cada quien cumpla el rol, asumiendo las responsabilidades correspondientes.

Reconocerse como parte de la solución de los problemas. Participando en la toma de decisiones que afectan el interés personal y comunitario, asumiendo con responsabilidad las consecuencias de sus actos.

¿Qué pasaría si sectores opositores realizaran una iniciativa similar para promover a alguno de sus líderes? No dudamos que se habría solicitado la inmediata intervención de los organismos competentes. El compromiso de no utilización de los niños incluye a cualquier partido o funcionario independientemente de la investidura que represente.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: ¿Y si nuestros hijos son testigos de acoso escolar?

The post Los Carnavales, Súper Bigote y su impacto en los niños appeared first on Efecto Cocuyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.