Mujer rusa que protestó en plena transmisión de TV fue liberada, aunque continúa con amenazas de cárcel

La empleada de una cadena de televisión rusa que irrumpió en un informativo oficialista para denunciar la ofensiva en Ucrania fue liberada el martes, tras ser condenada a pagar una multa equivalente a 275 dólares.

Marina Ovsiannikova puede enfrentarse sin embargo a cargos penales que podrían dar lugar a severas penas de prisión, conforme a una ley que reprime cualquier “información falsa” sobre las fuerzas militares rusas.

#QhuboTV #Internacionales | ¡PROTESTA: QUE DETENGAN LA GUERRA!
Una periodista ha interrumpido la transmisión del noticiario vespertino de la televisión rusa ‘Channel One’ con un cartel que llevaba escrita la frase «Detengan la guerra”. pic.twitter.com/7odV4dcrDa

— Q’hubo TV Oficial (@Qhubotvoficial) March 14, 2022

Esta mujer de 43 años irrumpió en directo el lunes por la noche durante el informativo más visto de Rusia, en la cadena Pervy Kanal, donde trabaja como productora, con una pancarta en la que se leía: “No a la guerra, no crean la propaganda. Aquí les están mintiendo”.

El brutal ensañamiento bélico: Video muestra a tanque ruso disparando una y otra vez contra un edificio residencial en Ucrania

Las imágenes de este gesto dieron la vuelta al mundo y, en las redes sociales, muchas personas alabaron su “extraordinario valor”, en un contexto de represión contra cualquier voz crítica en Rusia.

El presidente francés, Emmanuel Macron, incluso propuso una “protección consular”, bien en la embajada o bien otorgándole el asilo.

El presidente Volodimir Zelenski asume que Ucrania no entrará en la OTAN, pero pide más armas a los aliados

El martes, un tribunal de Moscú la declaró culpable de cometer una “infracción administrativa” y la condenó a una multa de 30.000 rublos (unos 250 euros o 275 dólares al cambio actual), indicó un periodista de la AFP presente en la audiencia.

Tras la audiencia, durante la cual se declaró no culpable, Ovsiannikova dijo querer “descansar” tras estos momentos “tan difíciles”.

Cómo es vivir en la capital de Ucrania en medio de los bombardeos rusos

“Son días muy difíciles en mi vida, pasé casi dos días sin dormir, el interrogatorio duró 14 horas”, dijo en una breve declaración a la prensa.

“No tuve derecho a hablar con mis allegados, ni tuve acceso a una asistencia jurídica y es por eso que estaba en una posición tan difícil”, añadió. “Hoy tengo que descansar”.

Con todo, lo más duro para esta mujer podría estar por venir. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.