Gerencia en Acción : Trabajo híbrido

«Toda dificultad eludida se convertirá más tarde en un fantasma que perturbará nuestro reposo». F. Chopin

La definición de “híbrido”, refiere a un ser u objeto conformado por dos o más elementos de una misma naturaleza. Cuando nos referimos al trabajo, el modelo híbrido es una combinación de trabajo remoto y presencial que puede suceder en distintas modalidades. El trabajo híbrido consiste en dar a los empleados flexibilidad y autonomía. Los empleados con un horario de trabajo híbrido pueden trabajar desde la casa, la oficina o cualquier lugar del mundo.

El trabajo híbrido (TH) es el accionar mediante el cruce o combinación de modos diferentes de laborar («in company»+»en casa») siendo una especie biforme novedosa de actuación hermafrodita válida para faenar, pues PP-por el parentesco laboral cercano de sus progenitores- puede reproducirse y causar generaciones de modismos diversos aplicados a la producción de riqueza.

El trabajo híbrido es un modelo que ofrece a los empleados la flexibilidad de trabajar desde cualquier lugar. Los empleados pueden trabajar desde casa, en la oficina o en cualquier otro lugar del mundo. Las organizaciones pueden establecer calendarios de trabajo híbridos que delimiten las fechas y horas en las que se espera que los empleados trabajen en la oficina, o pueden dar a los empleados total autonomía para elegir cuándo y dónde quieren trabajar.

«Híbrido» (del latín hybris: injuria, insolencia) voz que comunica la idea de ente u organismo procreado del cruce de dos progenitores de distintas especies, producto que puede ser más o menos fecundo o totalmente estéril según lo emparentadas o alejadas que estén éstas (respectivamente), pero figurativamente se refiere a todo lo que es producto de elementos de distinta naturaleza.

El TH es un modelo mestizo biforme (remoto y presencial) antes impensable que puede presentarse en distintas modalidades y que tomó fuerza desde el inicio de la pandemia de la ECoVi-19 debida al SARS-CoV2. El coste de haber hecho lo contrario (oponerse al TH) habría sido fatal para la sociedad actual.

El TH no es un accidente de la historia, pues la humanidad debía seguir avanzando produciendo bienes, servicios y conocimiento: ¡la función debe continuar..! Esta modalidad no profana el terreno de otro tipo laboral, pues tal clase de ejecución mixta no existía, pero venía engendrándose con base en el teletrabajo que ya se ejecutaba en algunos quehaceres tributarios -en mucho- de lo denominado como «outsourcing». Es decir: es producto de la maravillosa evolución cultural, proceso en el cual -como en los demás- solo sobrevivirán los mejor adaptados.

En este momento histórico, este accionar interpone retos y disyuntivas inéditas, desafíos pequeños y grandes, que hay que superar con respuestas acertadas con impactos y efectos personales individuales y colectivos que impulsen más libertad, más autonomía, más flexibilidad, más tolerancia, más agilidad, más unidad, más coherencia, más coordinación, más compromiso, más involucramiento, más solidaridad, más respaldo, más asistencia, más apoyo, más despliegue informativo y formativo, más crecimiento y desarrollo técnico, más seguridad, más y mejores tácticas de conservación y promoción del factor humano, junto con un liderazgo nuevo que sepa conducir ante las amenazas que surgen a la vera del camino.

En los escenarios laborales en los que se implementa, se pone en marcha un horario de trabajo muy peculiar en el que se puede trabajar desde casa, la oficina o cualquier lugar del mundo y la productividad puede verse mejorada gracias a la explotación de los beneficios vinculados a este modelo.

Múltiples y variadas son las ventajas; entre ellas y solo por citar muy pocas (las más resaltantes) están: 1- se acabaron las horas perdidas en los desplazamientos hacia y desde la oficina; 2- la gente puede escoger las horas en las que le gusta trabajar; 3- hay mayor satisfacción y hay tendencia a la felicidad del factor humano (gente más feliz = mejor rendimiento); y 4- reducción de costes de funcionamiento y mantenimiento del espacio de oficinas.

Habrá otras consecuencias y hay que tener claridad en la concepción, implementación y comunicación de la política del TH: puede que haya errores, pero no debe haber equivocaciones y habrá que establecer un plan de contingencias para mitigar lo adverso que pueda devenir, no para hechos sobrevenidos. Todo esto pide una brújula con cero improvisaciones, reclamando una estrategia amplia con enfoque nítido en el enfrentamiento de las crisis que podrán ir apareciendo: hay que minimizar la vulnerabilidad, buscando acabar las debilidades. Lo inverosímil está orbitando y el futuro está enfrente.

Es decir: hay que establecer una hoja creíble de ruta fiable para poder reaccionar proactivamente abordando garantías por doquier de manera inmediata. Hay que lograr soluciones concretas y permanentes: esto es urgente, desacoplando dependencias inseguras e improductivas (como las conexiones electrónicas con los medios y las plataformas públicas de mala calidad) y vincularse dinámicamente con las ofrecidas por emprendedores con visión de futuro como las satelitales (Starlink®️) de Elon Musk: es una transición ineludible que supone una inversión de fondos financieros hacia la supervivencia, deducible de los impuestos a pagar. No es un gasto.

Todos los emprendimientos están en la necesidad de potenciar y fortalecer su probabilidad existencial. Es cierto: en algunos no cabe el trabajo híbrido (p.ej: los cuerpos de bomberos, los aeropuertos, los servicios de salud, los restaurantes y más), pero en muchos otros escenarios si cabe éste para poder sobrevivir.

¿Cómo implementar con éxito un modelo de trabajo híbrido?

Comunicando claramente su política de trabajo híbrido e invirtiendo en las herramientas que sus empleados necesitan para ser productivos desde cualquier lugar, puede asegurarse de que su empresa y sus trabajadores saquen el máximo partido al trabajo híbrido.

Comunicar claramente su política de trabajo híbrido

¿Están los empleados obligados a acudir a la oficina ciertos días? ¿Hay ciertas horas en las que los empleados deben estar disponibles mientras trabajan a distancia? Asegúrese de que sus empleados saben lo que se espera de ellos para evitar que surjan problemas.

Permita que su equipo trabaje a distancia

Hay muchas herramientas de software que ayudan a los trabajadores remotos a ser productivos. La colaboración, la comunicación y la gestión de proyectos son algunas herramientas importantes para los equipos remotos.

Otra herramienta importante es el acceso remoto, que puede ser utilizado por los empleados para acceder de forma remota a los ordenadores del trabajo desde cualquier dispositivo (dándoles acceso a los archivos y aplicaciones sólo accesibles en sus ordenadores de trabajo), y por el departamento de informática para proporcionar soporte remoto a los dispositivos gestionados o al dispositivo de un trabajador remoto.

Chichí Páez
gerenciaenaccionve@gmail.com
@genaccion

The post Gerencia en Acción : Trabajo híbrido appeared first on El Carabobeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.