Rusia y Ucrania: cómo sobrevive la gente en las ciudades y pueblos controlados por Rusia

Rusia y Ucrania: cómo sobrevive la gente en las ciudades y pueblos controlados por Rusia

Las ciudades y pueblos ucranianos capturados o rodeados por el ejército ruso están suplicando ayuda. Además de los bombardeos, la gente está amenazada por el hambre y el frío. No hay agua, calefacción ni luz.

Hay una catástrofe humanitaria en Mariúpol y en los pueblos al norte y al oeste de Kiev, como le dijeron a la BBC muchos de sus pobladores.

Mariúpol – Derretir nieve y cocinar a fuego abierto

En cada video y foto que ve de Mariúpol, Anna Tokhmakhchi intenta encontrar su hogar. Su madre todavía está en la ciudad sitiada y no ha tenido contacto con ella durante cinco días.

Mariúpol ha sido bombardeada con tanta fuerza que la ciudad se ha convertido en una completa ruina.

Lleva más de una semana bajo asedio. Sin luz, sin agua, sin comida ya veces sin comunicación.

Las vías están dañadas por lo que es difícil salir de la ciudad. Hubo intentos de evacuar a la gente durante varios días, pero los corredores humanitarios siguen siendo atacados.

Foto: Reuters

«Encontré mi casa en un video, y hasta ahora estaba intacta. Sigo buscando nuevos videos y me alegra ver que todavía está allí. Solo espero que mi madre esté viva» escribió Anna Tokhmakhchi en Facebook.

«Puedo imaginar lo aterrador que es en la noche, cuando los destellos de los proyectiles golpean sobre nuestras cabezas».

Anna lee todos los grupos de Mariúpol en las redes sociales y pide a los voluntarios que verifiquen la dirección. Hasta el momento no ha habido información, aunque una amiga de Mariúpol logró llamarla.

«La conexión era muy mala y se cortó, apenas la podía escuchar. Están aguantando, cocinando en la calle junto al fuego y buscando agua», dijo al recordar la conversación.

Fotos y videos de Mariúpol muestran a personas haciendo fila para obtener agua y apiñados alrededor de fogatas donde se prepara comida para todo el conjunto de viviendas.

Los civiles están siendo duramente golpeados por el conflicto. Foto: Getty Images

Está nevando en la ciudad y los residentes bromean en las salas de chat que si hay nieve habrá agua, porque la nieve se puede derretir.

Oksana, de Mariúpol, pudo llamar a su hija Tatiana, que había encontrado un lugar para captar una señal.

«Estamos siendo constantemente bombardeados. Estamos aquí sin luz ni gas, pero tratamos de ayudar a los niños y los ancianos. Compartimos todo: agua y cereales», cuenta.

Está indignada porque nadie en la ciudad se enfrenta a los saqueadores y no hay ayuda organizada. Un día antes de la llamada, la oficina de la Cruz Roja fue bombardeada en la ciudad.

Según Oksana, la peor situación en Mariúpol es la catástrofe humanitaria, la gente tiene que estar constantemente en los sótanos debido a los bombardeos. No hay comunicación ni forma de escapar.

Foto: AZOV.ORG.UA

«Realmente necesitamos ayuda. Estamos atrapados. Intentamos irnos cuatro veces y cuatro veces todo fue cancelado. Les pido ayuda», expresa Oksana por teléfono.

La gente de la ciudad está recordando el asedio de Leningrado en la Segunda Guerra Mundial, cuando la ciudad estuvo rodeada por tropas alemanas durante más de 28 meses.

«Es como Leningrado sitiado», dicen los lugareños.

La misma comparación después de la destrucción del hospital de maternidad fue hecha por el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Anthony Blinken.

El 9 de marzo se anunció otra evacuación de Mariúpol, pero una vez más no se llevó a cabo. No se permitió la entrada de autobuses a la ciudad.

«Mariúpol permanece bajo asedio. Los rusos han impedido nuevamente que los civiles salgan y que la ayuda humanitaria entre en la ciudad. Esto es un genocidio en Europa central en el siglo XXI», dijo Pavlo Kyrylenko, jefe de la administración militar regional de Donetsk.

El mismo día, un hospital de maternidad fue bombardeado en Mariúpol, 17 personas resultaron heridas, incluidos niños.

Es difícil decir el número exacto de personas muertas en el bombardeo de Mariúpol. Pero se habla de decenas de personas.

«Estas son atrocidades», declaró el presidente Volodymyr Zelensky.

Dmytrivka – Personas que viven en sótanos durante 10 días

Dmytrivka es un pueblo ubicado al oeste de Kiev, en la carretera Zhytomyr, en territorio controlado por el ejército ruso.

Sin embargo, Dmytrivka aún no está incluida en ningún corredor de evacuación. Para llegar desde allí a Irpín, Bucha o Vorzel, la gente tiene que caminar muchos kilómetros bajo fuego a través de los campos y los puestos de control rusos.

Katya vive en Kiev. Hace unos días, un proyectil cayó en el patio de la casa que la familia había estado construyendo durante varios años.

Foto: ARIS MESSINIS

La cerca, el garaje, las ventanas y las puertas de la casa, y parte el techo, quedaron destruídas cuando cayó el misil ruso.

«Mi madre todavía vive allí, en esa casa. No tiene luz, ni conexión normal, ni suministro de agua ni capacidad para cocinar con el frío», escribió Katya en Facebook.

Los tanques rusos están entrando en la aldea, los soldados están saqueando casas y sus conversaciones se pueden escuchar detrás de la valla.

A los que se atreven a salir les disparan. La familia de Katya y sus vecinos llevan 10 días escondidos en el sótano de la casa.

Durante cinco días no tuvieron luz ni calefacción. Tampoco hay agua porque la bomba es eléctrica.

Hay una estufa, pero tienen miedo de encenderla y con el humo revelar su ubicación.

Se están quedando sin comida y ha sido imposible cocinar.

La familia de un vecino trató de irse cuando se quedaron sin comida, pero luego cesó la comunicación y nadie sabe qué pasó con ellos.

Su madre a veces llama a Katya, solo para decirle que está viva. El teléfono se corta y la gente está asustada. Escuchan bombardeos todo el tiempo.

Katya no sabe cómo ayudarlos, cómo sacar a su familia de allí. Dmytrivka está lejos de todos los corredores humanitarios y los de la región de Kiev no funcionan.

El 9 de marzo fracasaron las evacuaciones de Bucha y Gostomel.

«Estoy llorando. Estoy indefensa, no sé cómo ayudarla. Te amo, mamá. Mucho. No leerás esas palabras porque no hay conexión, pero incluso sin eso sabes cuánto te amo», escribió Katya en Facebook.

Foto: DIMITAR DILKOFF

Región de Kiev – Un diario de guerra

Tatiana (su nombre fue cambiado por razones de seguridad) lleva un diario en línea sobre la gente del pueblo cerca de Kiev. Le envía mensajes a un amigo y los publica en la página de Facebook.

La siguiente publicación apareció el 9 de marzo:

«Hasta ahora, nos dedicamos tranquilamente a las tareas domésticas: recolectar leña, recolectar agua del pozo, cocinar, etc. No ha habido electricidad desde el segundo día de la guerra».

«En el pueblo nos hemos convertido en una verdadera pequeña comunidad amigable. Todo el mundo comparte todo. En todo el país, estoy segura. Un país así no se puede ser vencido».

El 8 de marzo, Tatiana escribió cómo se regocijaba con el sol y la nieve «porque hay más agua, luz y protección».

A veces los mensajes son muy cortos: «Vivo, recargué un poco el teléfono».

O estos: «Desarrollo las habilidades de visión nocturna y buena audición para determinar el nivel de amenaza del ruido».

Jersón – Horas en filas para productos

En Jersón, ocupada por Rusia, no ha habido gas, luz o calefacción en algunas áreas desde hace 10 días. Y algunas personas no tienen absolutamente nada, en particular comida.

El residente de Jersón, Andriy (su nombre fue cambiado por razones de seguridad) era un especialista en tecnología antes de la guerra, pero ahora no está trabajando debido a problemas de conexión de internet.

Pasa la mayor parte de su jornada laboral buscando comida y esperando en la fila.

«Me paré una hora para comprar manzanas, luego otras dos horas y media para comprar papas, y luego fui a comprar pescado congelado, lo que me llevó otras dos horas. Salí a las 9 am. y regresé a las 3 pm.», cuenta.

En los supermercados, dijo Andriy, solo se pueden encontrar pistachos, helados y hojas de nori. A veces hay leche. La gente recibió pollos de la cercana granja avícola de Chornobayiv.

Millones de personas han huido de las ciudades bajo ataque. Foto: AFP

Pero debido a la agresión rusa, no queda nada para alimentar a millones de pollos.

«Ahora nos vamos a comer el resto de los pollos, ¿y luego qué?», pregunta Andriy.

Dice que las tropas enemigas están bloqueando deliberadamente el trabajo de la granja avícola para obligar a la gente a aceptar la ayuda humanitaria rusa, que ahora se niegan a recibir.

Recientemente, varios camiones con ayuda humanitaria fueron llevados a Jersón. Pero los residentes de la ciudad no los aceptaron.

«Los rusos dan comida, pero hasta ahora solo unas pocas personas sin hogar la han tomado», señala Andriy. «La gente está esperando la ayuda de Ucrania».

Las tropas rusas están bloqueando decenas de camiones que intentan llegar a la región.

A pesar de la difícil situación en la ciudad, Andriy decidió no evacuar: no quiere que saqueen su casa y que la región de Jersón se convierta en otra «república popular».

«Pero quién sabe cuánto tiempo sobrevivirá sin alimentos la ciudad, donde vive casi medio millón de personas», afirma.

Con la participación de Ilona Gromlyuk y Oleg Chernysh.

The post Rusia y Ucrania: cómo sobrevive la gente en las ciudades y pueblos controlados por Rusia appeared first on Efecto Cocuyo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.