Bolsonaro insiste en explotar tierras indígenas para garantizar fertilizantes

Bolsonaro insiste en explotar tierras indígenas para garantizar fertilizantes

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, anunció este viernes un plan para reducir la dependencia del país de fertilizantes extranjeros e insistió en la «necesidad» de explotar las tierras indígenas, ricas en potasio y otros minerales.

El plan propone fortalecer la capacidad nacional de producción de fertilizantes, de los que la poderosa agricultura de Brasil depende en cerca de un 80% y que tiene entre sus principales proveedores a Rusia, país objeto de duras sanciones comerciales tras su invasión a Ucrania.

Bolsonaro aludió al conflicto y lo citó como «una cuestión a más de 10 mil kilómetros de distancia que afecta al mundo todo» y sobre el cual dijo que puede poner en jaque la «soberanía alimentaria» de Brasil y muchos otros países.

Bolsonaro insiste en explotar tierras indígenas

En ese marco, volvió a defender un proyecto de ley presentado por su Gobierno al Congreso en 2020, que propone liberar la explotación de recursos minerales, hídricos y orgánicos en tierras indígenas, consideradas hasta ahora como reservas medioambientales.

Según el líder de la ultraderecha, esos territorios atesoran «toda la tabla periódica de elementos» y son ricos en potasio y otros minerales que son la materia prima de los fertilizantes.

El proyecto de ley, resistido por los indígenas y los movimientos ecologistas por su posible impacto sobre la ya degradada Amazonía, será votado en la Cámara de Diputados en abril y luego será debatido por el Senado, en un trámite que se prevé que durará algunos meses.

Integrar a los indígenas a la sociedad

Bolsonaro insistió este viernes en que esa propuesta «abrirá espacios para integrar a los hermanos indígenas a la sociedad», pues contempla el pago de diversas regalías por el uso de sus tierras.

Ellos ya son casi como nosotros y quieren integrarse, dijo en referencia a los pueblos indígenas y sobre un proyecto que, en su opinión, «será muy bueno para todo el mundo».

La ministra de Agricultura, Tereza Cristina Correa, sostuvo en el mismo acto que «Brasil es una potencia mineral, una potencia ambiental y una potencia agrícola» y que es necesario «mantener la competitividad» del campo en medio de las dificultades que plantea la invasión rusa a Ucrania.

Sin embargo, subrayó que la decisión de fortalecer la capacidad de producción de fertilizantes nacional responde a la necesidad de reducir la dependencia de los proveedores extranjeros.

«Estamos buscando una solución»

No estamos reaccionando a una crisis, sino buscando una solución para un problema estructural, sostuvo la ministra sobre ese plan, que se discute desde el año pasado y plantea fortalecer las inversiones en ese sector, estratégico para la agricultura.

Según datos oficiales, el sector agrícola de Brasil, uno de los mayores productores mundiales de alimentos, cuenta con reservas de fertilizantes hasta octubre, por lo que aún no sufre el impacto de los problemas de abastecimiento causados por la guerra en Ucrania.

De todos modos, para anticiparse a esa situación, el Gobierno ya ha anunciado que pretende aumentar sus importaciones desde Canadá e Irán, otros dos grandes productores globales de fertilizantes.

El equipo de InfoAmazonia de Brasil, ganador del Premio Rey de España de Periodismo Medioambiental 2022. Foto: EFE

«Bolsonaro da voz a los crímenes ambientales»

El equipo de InfoAmazonia de Brasil, ganador del Premio Rey de España de Periodismo Medioambiental 2022, denuncia el legado ecológico destructivo del presidente Jair Bolsonaro y aboga por informar de forma «humana, simple y clara» para hacer entender al mundo la importancia de «mantener la selva en pie».

Bolsonaro «da voz a los crímenes ambientales que ya ocurrían» en la Amazonía y «para los que antes existía algún control y había instituciones funcionando» hasta su llegada al poder, señala la directora editorial de InfoAmazonia, Juliana Mori, en una entrevista con Efe.

Mori coordinó el equipo multidisciplinario autor del premiado proyecto «Engolindo Fumaça» («Tragando humo»), publicado en agosto pasado y que desgrana en una serie de reportajes cómo la contaminación generada por los incendios amazónicos afectó la salud de la población local y agravó el cuadro de enfermos de COVID-19.

Ardua investigación

El trabajo, realizado en medio de la pandemia de coronavirus, con todas las dificultades que ello entrañó, es una ardua investigación que se prolongó durante nueve meses y en la que participaron periodistas, científicos, geógrafos y analistas de datos.

Una realidad compleja reflejada desde distintos ángulos por InfoAmazonia, que nació en 2012 con un objetivo claro: divulgar lo que ocurre en ese ecosistema que ocupa cerca del 60% del territorio brasileño, incluidas las amenazas que lo acechan en forma de ocupación de tierras, deforestación, incendios y agropecuaria.

Porque todavía «hay mucho desconocimiento sobre la Amazonía» en la sociedad, aprecia Eduardo Geraque, editor del proyecto.

Él considera que para romper esa tendencia es necesario un periodismo medioambiental con una «visión transversal», que sobre todo «escuche y hable de los pueblos de la selva».

Análisis de datos del proyecto

Renata Hirota, que cuidó del análisis de datos del proyecto, afirma que también es «muy importante contextualizar» y «conocer a fondo los datos que se manejan».

«Engolindo Fumaça», además de apoyarse en datos empíricos, para los que tuvieron que crear hasta un modelo estadístico propio, pone cara al drama de la devastación amazónica con las historias de aquellos que la sufren en primera persona.

Porque al final, sostiene Mori, el periodismo ambiental tiene que servir para que las personas «entiendan la importancia de la selva», pues lo que pasa dentro de ella tiene repercusiones en el país y en el mundo entero.

Los datos, sin embargo, no llaman al optimismo. La deforestación encadena récord tras récord, los incendios se han disparado y los organismos medioambientales han visto reducidos de forma drástica su presupuesto desde la llegada al poder del ultraderechista Bolsonaro, en 2019.

Legado que Bolsonaro es muy malo

El legado que Bolsonaro está dejando en la Amazonía en estos casi cuatro años es muy malo, porque ha fomentado una «cultura de que ocupar tierras o invadir reservas indígenas está bien», critica Geraque.

Este Gobierno es un ‘hacer luz de gas’ institucional porque los datos están ahí, pero es como si nada de eso fuera realidad y pudiera ser ignorado, añade Hirota.

En este contexto, Mori destaca que en los últimos años la Amazonía también ha sufrido el «bombardeo» de noticias falsas que promueven políticas con un enfoque desarrollista y extractivista del vasto bioma, patrocinadas por el actual Gobierno.

Para detener esta corriente, InfoAmazonia impulsa un proyecto especial contra las «fake news» relacionadas con el medioambiente en el estado brasileño de Amazonas (norte).

Aunque Mori, de cierta forma, también entona un «mea culpa», pues estima que «por mucho tiempo el periodismo ambiental habló solo para sí mismo», «muy dentro del argot» técnico.

Muchas veces habló solo para las personas del ‘nosotros amamos la naturaleza’ y acabó no llegando mucho a la población, evalúa.

Si bien aclara que en los últimos años, al calor de las alarmas activadas por el cambio climático, cada vez es mayor el interés general por los temas medioambientales.

Las personas están intentando acompañar el tema y el periodismo debe pasar esa información de una forma clara y simple. Salir un poco de esa cosa especializada y realmente comunicar lo que importa de la emergencia climática, manifiesta.

The post Bolsonaro insiste en explotar tierras indígenas para garantizar fertilizantes appeared first on El Carabobeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.