Tensión por invasión a Ucrania pone al mundo al borde de la estanflación

Con la economía mundial aún afectada por la inflación y las interrupciones en la cadena de suministro, la invasión rusa de Ucrania amenaza con desestabilizar aún más la frágil recuperación mundial provocada por el COVID-19, al generar preocupaciones de que el crecimiento económico podría desacelerarse en un momento en que los precios están subiendo.

El valor del petróleo se ha disparado, ubicándose el barril de Brent en 115,38 dólares y el West Texas Intermediate (WTI) -de referencia para Ecuador- a 113,72 dólares. Hace un mes, el 4 de febrero, el barril de Brent se cotizaba en 93,27 dólares y el WTI en 92,31 dólares.

Los precios del crudo indicen directamente al costo de la gasolina, cuyo incremento puede generar inflación en el valor de la canasta básica.

Además, las bolsas estadounidenses y europeas no se han recuperado de su caída registrada desde el inicio del conflicto, así volcándose los pronósticos sobre una recuperación económica este año a medida que los inversores se convencen cada vez más de que las consecuencias del conflicto frenarán la economía de estas regiones.

“Europa probablemente ya esté en recesión”, dijo Luca Paolini, estratega jefe de Pictet Asset Management, a Finantial Times (FT). “Los consumidores no van a salir y gastar los ahorros que han acumulado cuando hay una guerra en su puerta, y eso es antes de considerar un gran aumento en la inflación”.

“El riesgo de estanflación se incrementa de manera importante, especialmente en la Unión Europea. Esto traslada un problema añadido en la gestión de nuestras carteras, ya que este tipo de situaciones no se han prodigado a lo largo de los últimos años y pueden surgir dudas respecto a cómo afrontarlas”, indican los gestores de Dunas Capital.

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, dijo que “la guerra de Rusia y Ucrania tendrá un impacto material en la actividad económica y la inflación a través de unos precios de la energía y de las materias primas más altos”. Asimismo, que la guerra va a crear problemas en el comercio internacional y debilitar la confianza.

La recuperación económica de los países del euro está impulsada por el debilitamiento del impacto de la variante ómicron del coronavirus. Pero la subida de los precios de la energía y las materias primas, que va a ser mayor por la guerra, va a perjudicar el crecimiento.

Qué es la estanflación

Una economía que atraviesa una estanflación es aquella que experimenta simultáneamente una actividad estancada y una aceleración de la inflación. De acuerdo a CNBC, este fenómeno se reconoció por primera vez en la década de 1970, cuando una crisis del petróleo condujo a un período prolongado de precios más altos pero a una caída pronunciada del crecimiento del PIB.

La inflación en la zona euro fue del 5,1 % en enero y subió al 5,8 % en febrero debido a que los precios de la energía se dispararon en medio de la severa escalada militar de Rusia. El desarrollo de la inflación puede empeorar a medida que los precios del gas alcanzan máximos históricos y Putin amenaza con detener el suministro de gas por completo como respuesta a las sanciones occidentales impuestas a Moscú. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.