El petróleo de Texas subió a $ 113,72 un día después de ceder más de un 12 %

El petróleo de Texas subió a $ 113,72 un día después de ceder más de   un 12 %

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este jueves con una subida del 4,6 %, hasta 113,72 dólares el barril, rebotando tras la fuerte caída que había experimentado el día anterior, cuando cedió más del 12 %.

A las 09:05 en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en abril subían $ 5,02 respecto del cierre del miércoles.

La cotización del crudo de referencia en EE. UU. continuaba así marcada por la volatilidad que ha dominado los últimos días en medio de la invasión rusa a Ucrania y las sanciones impuestas por muchos países a Moscú.

Tras esos castigos, sobre todo el veto a las importaciones de crudo ruso anunciado por Estados Unidos, los inversores continuaban hoy pendientes de cómo se puede compensar ese hueco.

Emiratos Árabes Unidos ha anunciado ya una ampliación de su producción, pero los analistas creen que los precios seguirán reputando a menos que la OPEP y sus socios hagan lo mismo, con las miradas puestas sobre todo en Arabia Saudí y Kuwait, que tienen abundante capacidad disponible.

Los miembros de la OPEP se han negado a acelerar su producción y mantienen su compromiso de un aumento gradual de 400.000 barriles diarios cada mes.

“El incremento unilateral de Emiratos sin participación saudí no sería en absoluto suficiente para cubrir las carencias, reales o percibidas, en el mercado”, señaló en una nota la experta Louise Dickson, de la firma Rystad Energy.

El barril de referencia estadounidense atraviesa una semana de gran volatilidad en la que ha pasado del pico de $ 130 registrado el domingo, un máximo no visto desde el verano de 2008, hasta los alrededor de $ 103 que alcanzó en su punto más bajo durante la jornada del miércoles.

Los inversores también estaban pendientes de los contactos entre Rusia y Ucrania, que por ahora no han dado resultados.

Los ministros de Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, y ruso, Serguei Lavrov, se reunieron en Turquía, pero no consiguieron avanzar en cuestiones como la apertura de un corredor humanitario para evacuar la ciudad de Mariúpol, sitiada por las tropas rusas, ni para lograr un alto el fuego.

Al mismo tiempo, el precio del barril de crudo brent subía 4 % en Europa, en reacción a las declaraciones de Emiratos Árabes Unidos, que enfriaron las expectativas de un aumento de la producción de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

A las 08:55, el barril de brent del mar del Norte ganaba 4 % y se situaba en $ 115,38 tras haber llegado a subir el 5,75 % minutos antes.

El miércoles, el precio del brent también se desplomó un 13 % y el del WTI un 12 %, impactados por una apertura diplomática del presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, y por una señal de Emiratos Árabes Unidos a favor de aumentar la producción.

Pero este jueves, ese país afirmó que mantendrá sus compromisos como parte de la alianza OPEP+ de países exportadores, que incluye a Rusia.

“Los Emiratos creen en el valor que la OPEP+ aporta al mercado del petróleo. Estamos comprometidos con el acuerdo dentro de la OPEP+ y el actual mecanismo de ajuste mensual de la producción”, tuiteó el jueves el ministro de Energía e Infraestructuras, Suheil Al Mazruei.

Por su parte, los miembros del G7 pidieron a los países productores de gas y de petróleo “aumentar sus entregas” para hacer frente a la subida de precios de la energía y los riesgos de escasez derivados de la invasión de Ucrania.

La invasión rusa de Ucrania causa “fuertes repercusiones en los mercados internacionales de la energía”, en concreto, un “aumento importante” del precio del petróleo, del gas o (incluso) del carbón, afirmaron en un comunicado conjunto los ministros de Energía de los países del G7 (Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y Japón), tras una reunión por videoconferencia dedicada a Ucrania.

Por lo que “pedimos a los países productores de petróleo y de gas que actúen de forma responsable y estudien su capacidad para aumentar sus entregas internacionales, ya que, sobre todo, la producción no está a plena capacidad”, añadían.

Por otra parte, uno de los miembros del G7, Reino Unido, pidió el martes al resto de los miembros “poner fin al uso del petróleo y gas rusos”, por la ofensiva rusa en Ucrania.

Pero los países de la Unión Europea, muy dependientes de la energía rusa, no quieren prohibir de momento su importación.

Los miembros de la OPEP se han negado a acelerar su producción y mantienen su compromiso de un aumento gradual de 400.000 barriles diarios cada mes.

Rusia es el segundo exportador mundial, por detrás de Arabia Saudita. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.