Nuevos “corredores” de 12 horas en Ucrania para evacuar a civiles

Rusia y Ucrania acordaron el miércoles respetar un alto el fuego que permita la evacuación de civiles de varias zonas arrasadas por los bombardeos, mientras aumentan las sanciones internacionales contra Moscú, que acusó a Estados Unidos de librar “una guerra económica”.

Después de 14 días de invasión, en los que ha habido ya cientos de muertos y dos millones de exiliados, la portavoz del ministerio ruso de Exteriores, Maria Zajárova, admitió “progresos” en las negociaciones para “poner fin cuanto antes al baño de sangre insensato y a la resistencia de las fuerzas ucranianas”.

Los dos países acordaron este miércoles la apertura entre las 09H00 y las 21H00 locales (07H00-19H00 GMT) de corredores humanitarios en varias áreas de Ucrania que han sido blanco de bombardeos y fuego de artillería en las últimas jornadas, indicó la viceprimera ministra ucraniana Iryna Vereshchuk.

Estos corredores irán de Energodar hacia Zaporiyia (sur), de Izium a Lozova (este) y de Sumy a Polatava (noreste). También se abrirán rutas hacia Kiev desde las castigadas zonas situadas al noroeste de la capital como Bucha, Irpin o Gostomel.

Intentos previos de poner a refugio a la población civil atrapada por los intensos combates se vieron frustrados o perturbados por violaciones de los ceses de hostilidades pactados.

Éxodo masivo

En la noche del martes, el ministerio de Defensa ruso había anunciado también corredores humanitarios en el asediado puerto de Mariúpol, en Járkov y en Chernígov, aunque no detalló hacia dónde se dirigían ni si habían sido aceptados por el lado ucraniano.

El martes, unas 5.000 personas, en su mayoría mujeres, niños y ancianos, ya pudieron ser evacuados en una sesentena de autobuses de Sumy, al noreste de Kiev y cerca de la frontera rusa, indicó Kyrylo Timoshenko, funcionario de la oficina presidencial ucraniana, a medios locales.

En la noche del martes, varias ciudades sufrieron ataques rusos. En Severodonetsk, en el este, 10 personas murieron en bombardeos, según el responsable de la región administrativa de Lugansk. Y en Yítomir, al oeste de Kiev, nueve murieron por bombardeos aéreos.

En la misma capital, las sirenas de alarma se activaron cuatro veces durante la noche.

Y el éxodo de ucranianos hacia países vecinos continúa. El responsable del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, lo estimó entre “2,1 millones y 2,2 millones de personas”. “Solo Polonia recibe 150.000 por día”, afirmó. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.