La ONU dice no tener constancia de armas biológicas en Ucrania, como dice Rusia

La ONU aseguró este miércoles que no tiene ninguna constancia de la existencia en Ucrania de programas ilegales de armas químicas y biológicas, tal y como ha denunciado el Gobierno ruso.

Preguntado al respecto, el portavoz Stéphane Dujarric dijo a los periodistas que la organización no tiene información que confirme esas acusaciones rusas.

Además, apuntó que la Organización Mundial de la Salud (OMS), que viene trabajando directamente con el Gobierno ucraniano, no tiene conocimiento de ninguna actividad por parte de Kiev “que sea inconsistente con sus obligaciones con base en tratados internacionales, incluyendo sobre armas químicas o biológicas”.

En los últimos días, el Gobierno ruso ha asegurado que su Ejército ha descubierto en Ucrania pruebas de una «eliminación de emergencia» de rastros, algo que apunta a la existencia de un supuesto programa biológico-militar desarrollado en Ucrania y financiado, según Moscú, por Estados Unidos.

El portavoz del Ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov, aseguró que empleados de esos laboratorios biológicos supuestamente informaron de la destrucción el pasado 24 de febrero de patógenos particularmente peligrosos como la peste, el ántrax, la tularemia, el cólera y otras enfermedades mortales.

Acusación de China

China también acusa a Estados Unidos de administrar laboratorios biológicos “peligrosos” en Ucrania luego de que el Kremlin acusara al Pentágono de realizar investigaciones sobre la peste negra, el ántrax y la fiebre del conejo para tratar de fortalecer el apoyo a Vladimir Putin en la invasión a Ucrania.

‘Los laboratorios biológicos estadonidenses en Ucrania han llamado mucho la atención recientemente’, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, al hablar con los periodistas.

“Todos los patógenos peligrosos en Ucrania deben almacenarse en estos laboratorios y todas las actividades de investigación están dirigidas por el lado estadounidense”, agregó sin proporcionar evidencia a los supuestos biolaboratorios administrados por Estados Unidos.

Los diplomáticos chinos utilizaron tácticas de distracción similares el año pasado cuando aumentaron las preguntas sobre los orígenes de COVID-19.

En ese momento, China señaló a Fort Detrick, una instalación militar estadounidense en Maryland, como la fuente del virus que condujo a la pandemia de dos años.

La Unión Soviética afirmó falsamente en la década de 1980 que la misma instalación era la fuente del virus que causaba el SIDA. Zhao también mencionó la instalación el martes.

Las nuevas acusaciones de China se producen cuando Rusia ya acusó a principios de esta semana de que Estados Unidos está utilizando a Ucrania para llevar a cabo investigaciones ilegales de armas biológicas sobre enfermedades mortales. “Estados Unidos, como la parte que mejor conoce los laboratorios”, afirmó Zhao, “debería divulgar información específica lo antes posible, incluidos los virus almacenados y las investigaciones realizadas”. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.