Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido emiten un comunicado y apoyan “todo esfuerzo diplomático” ante Rusia

Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido emiten un comunicado y apoyan “todo esfuerzo diplomático” ante Rusia

Los dirigentes de Estados Unidos, Francia, Alemania y el Reino Unido están determinados a castigar más a Rusia por haber invadido Ucrania, informó este lunes la Casa Blanca tras una reunión por videoconferencia.

Joe Biden, Emmanuel Macron, Olaf Scholz y Boris Johnson “afirmaron su determinación a seguir aumentando los costos para Rusia por la invasión de Ucrania, no provocada e injustificada”, según un comunicado del gobierno estadounidense.

Alemania, EEUU, Francia y Reino Unido respaldarán “todo esfuerzo diplomático” para superar la crisis de Ucrania, según el comunicado emitido por Berlín tras la conversación entre el canciller Olaf Scholz, los presidentes Joe Biden y Emmanuel Macron y el primer ministro Boris Johnson.

La protección de la población civil tiene “la máxima prioridad”, afirma el texto, donde se conmina de nuevo a Rusia a “poner fin de inmediato” a su “ilegítimo” ataque sobre Ucrania y a retirar por completo sus tropas.

El ataque ruso ha provocado «un dolor humano drámatico» en Ucrania y «no puede justificarse por nada ni por nadie», prosigue el comunicado, emitido tras la conversación telefónica mantenida entre los cuatro líderes este lunes.

La llamada se inscribe en las múltiples gestiones y contactos telefónicos tanto entre esas cuatro potencias como, por parte de Biden y de Scholz, con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Macron, por su parte, ha seguido asimismo en contacto telefónico con el presidente ruso, Vladímir Putin, quien recibió el sábado pasado en Moscú al primer ministro israelí, Naftali Benet.

China, por su parte, ha afirmado que ya actúa como mediador entre Rusia y Ucrania, según explicó hoy su ministro de Exteriores, Wang Yi.

Los aliados occidentales han mantenido un frente unido sobre las sanciones contra Rusia por haber invadido Ucrania, pero el lunes surgieron grietas ante la perspectiva de un embargo a las importaciones de petróleo y gas rusos, una medida a la que se opone Alemania, que depende del combustible ruso.

La declaración publicada en Berlín después de la reunión no menciona sanciones y se centra en la preocupación por la ayuda humanitaria a las zonas asediadas, de la que también hablaron los dirigentes. (I)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.